Entradas

lácteos en la infancia

LA IMPORTANCIA DE LOS LÁCTEOS EN LA INFANCIA

lácteos en niños

La alimentación es uno de los factores más importantes que contribuye al correcto crecimiento y desarrollo de los niños. Así, durante la etapa preescolar se consolidan los hábitos alimentarios, el niño desarrolla sus habilidades motoras y adquiere independencia a la hora de comer. Además, desarrolla sus preferencias y gustos, probando nuevos sabores y texturas[1].

En este sentido, unos hábitos adecuados en la alimentación y en el estilo de vida contribuyen de forma positiva a la salud física e intelectual. Por ello, durante la etapa infantil es importante realizar las comidas en familia, incorporar los alimentos nuevos gradualmente, en combinación con aquellos que conocen y evitando sabores fuertes[2].

¿Cuántos lácteos se debe consumir durante la infancia?

Las recomendaciones en cuanto al consumo de lácteos durante la etapa infantil varían en función de la edad, siendo las recomendaciones generales de 2 a 4 raciones de leche y derivados lácteos al día. Así, los niños de 1 a 3 años deben mantener un consumo de dos raciones de leche y/o derivados lácteos al día 2, mientras que durante la etapa preescolar y escolar es recomendable ingerir entre 500 y 1.000 ml de leche al día, es decir, de 2 a 4 vasos diarios[3].

En este sentido, los lácteos se pueden aportar de diversas maneras para hacer más apetecible su consumo. Por ejemplo, para fomentar el consumo de leche, puede ser una buena idea añadir una pequeña cantidad de cacao, siempre y cuando se haga con moderación, a partir de los 18 meses de edad y alternando su consumo con la leche sola para aumentar su aceptación poco a poco[4].

¿Qué nos aportan los lácteos?

Durante la infancia, la ingesta de proteínas y calcio a través de la alimentación debe ser adecuada para favorecer un óptimo crecimiento óseo y desarrollo muscular[5],[6].

En este sentido, la leche y los derivados lácteos poseen un elevado contenido de nutrientes, aportando entre el 3 y el 4% de proteínas[7] con la presencia de todos los aminoácidos esenciales. Además, la leche aporta lactosa como hidrato de carbono principal, que facilita la absorción del calcio[8].

Por su parte, la leche y los derivados lácteos son una excelente fuente de calcio, que desempeña funciones básicas en el organismo, contribuyendo al normal mantenimiento de huesos y dientes en niños. Por ello, un aporte adecuado de este mineral resulta fundamental para alcanzar el pico óptimo de masa ósea y más adelante para enlentecer su pérdida durante el envejecimiento5.

Así, durante la infancia los requerimientos de calcio están aumentados, situándose las recomendaciones diarias de este mineral en 1.300 mg diarios5. Con un solo vaso de leche diario de 200 ml se alcanza un 28 % de los requerimientos diarios de este mineral, con un contenido de 220 mg de calcio.

[1] Rivero Urgell M, Moreno Aznar L. A, Dalmau Serra J, Moreno Villares J. M, Aliaga Pérez A, García Perea A, et al. Libro blanco de la nutrición infantil en España. 1ª Ed; Zaragoza; 2015

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Guía metodológica para la enseñanza de la alimentación y nutrición.

[3] Peña Quintana L. Alimentación del preescolar y escolar. Protocolos diagnósticos y terapéuticos en pediatría. Asociación Española de Pediatría. Peña Quintana L. Alimentación del preescolar y escolar. Protocolos diagnósticos y terapéuticos en pediatría. Asociación Española de Pediatría.

[4] Ortega R. M, Requejo A. M. Alimentación infantil. Lo que come hoy determinará du futuro. Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Madrid.

[5] EFSA NDA Panel (EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies), 2015. Scientific opinion on Dietary Reference Values for calcium. EFSA Journal 2015;13(5):4101, 82 pp. doi:10.2903/j.efsa.2015.4101

[6] EFSA NDA Panel (EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies), 2012. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for protein. EFSA Journal 2012;10(2):2557, 66 pp. doi:10.2903/j.efsa.2012.2557

[7] Leche Pascual. Leche y derivados lácteos [Internet]. Calidad Pascual [acceso 2 de abril de 2019]. Disponible en: https://www.lechepascual.es/productos/leche/

[8] Fernández E, Martínez Hernández J.A, Martínez Suárez V, Moreno Villares J.M, Collado Yurrita L.R, Hernández Cabria M, et al. Documento de Consenso: importancia nutricional y metabólica de la leche. Nutr Hosp. 2015;31(1):92-101 ISSN 0212-1611 • CODEN NUHOEQ S.V.R. 318

¡Pincha AQUÍ para inscribirte a nuestra Newsletter!

 

 

las etapas de alimentación del bebé

LAS ETAPAS DE LA ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ (DE 0 A 24 MESES)

LAS ETAPAS DE LA ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ

Desde el momento del nacimiento del bebé y durante todo su ciclo vital la alimentación juega un papel imprescindible
para asegurar un desarrollo equilibrado y 
prevenir la aparición de enfermedades crónicas en el adulto.

infografia_etapaalimentacionbebe_1infografia_etapaalimentacionbebe_2infografia_etapaalimentacionbebe_3infografia_etapaalimentacionbebe_4

Descargar PDF

Descargar pdf

¡Pincha AQUÍ para inscribirte a nuestra Newsletter!

 

La importancia de los lácteos en nuestra dieta

La importancia de los lácteos en nuestra dieta

La leche, yogures y el queso son alimentos que no deberíamos desterrar de nuestra dieta salvo que nos lo prescriba un médico. Es recomendable consumir entre 2 y 3 lácteos al día. ¿Conoces todos los beneficios que aportan a nuestro organismo?

 

¡Pincha AQUÍ para inscribirte a nuestra Newsletter!

 

 

merienda saludable niños

¿Cómo preparo una merienda saludable para mi hijo?

merienda saludable niños

La vuelta al cole ya está aquí y con ella el ajetreo y las prisas. Sin embargo, a ningún padre se le pasa por alto la importancia de la alimentación de sus hijos. Hoy os hablamos sobre una toma esencial en su día a día como es la merienda, y os ofrecemos sugerencias para no delegar la falta de tiempo en decisiones menos recomendables.

La alimentación en la infancia es un tema que normalmente preocupa a los padres. Y no es de extrañar, ya que a menudo se escuchan mensajes que advierten del periodo esencial que suponen estas edades para la prevención de enfermedades y la adquisición de hábitos saludables. La merienda o el almuerzo son tomas que, frecuentemente, desdeñan los adultos por falta de tiempo o apetito, pero que, en el caso de la infancia, no se suelen pasar por alto.

Y eso es una gran noticia para los padres, ya que la merienda es una toma ideal que ayuda a recargar energía y nutrientes para continuar la jornada.

La merienda: una aliada en la alimentación de nuestros hijos

Existen diferentes organismos oficiales, como la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, que recuerdan y transmiten los puntos clave de una nutrición saludable en la infancia y la adolescencia.

En ella, se recuerda que la toma de la merienda debería representar el 10% del aporte energético total diario, y se sintetizan los puntos beneficiosos de merendar en la infancia:

  • Permite reponer gastos a nivel físico y mental, que en esta etapa de la vida están especialmente acentuados debido a la alta actividad física de los niños en el recreo, actividades extraescolares o al hecho de que su gasto metabólico, sencillamente, es mayor.
  • Favorece un mayor rendimiento escolar. El aporte de energía y nutrientes de la merienda ayudan a combatir la fatiga intelectual, favoreciendo su atención a la clase.
  • Mantiene el metabolismo activo, manteniendo niveles constantes de glucosa en sangre y, por tanto, ayuda a evitar el consumo de las reservas propias del organismo, lo que asegura un adecuado ritmo de crecimiento.
  • Previene el sobrepeso puesto que evita que pasemos muchas horas sin comer, evitando así atracones en la cena o picar entre horas.
  • Aporta variedad a la alimentación diaria, completando posibles carencias no resueltas por otras tomas.

Preparando una merienda saludable

A pesar de que todo lo dicho hasta ahora parece fácilmente comprensible, lo cierto es que, las cifras actuales de obesidad infantil, siguen recordando la necesidad de plantear recomendaciones saludables prácticas.

Si quieres preparar una merienda saludable y aprovechar el comienzo de curso para inspirarte con nuevas ideas, aquí van unas sugerencias:

Disfruta de la fruta

Las hay de todos los sabores, formas y colores, por lo que entre tanta oferta, convencerás a tus hijos. Ya sea con piel o sin piel (recuerda que la piel contiene fibra), una pieza de fruta en la merienda contribuirá con las vitaminas y minerales a su correcto crecimiento y continuación de la jornada.

Bocadillo que te pillo

El bocadillo es una buena elección ya que puede ser muy completo. El pan (preferiblemente integral y no necesariamente de molde) aportará carbohidratos, base de la alimentación, que les dará energía para afrontar las actividades extraescolares de la tarde. En cuanto al contenido, admite una amplia variedad de alimentos, pudiendo añadirle queso fresco, jamón cocido o serrano, atún en aceite de oliva, requesón, calabacín, tomate, rúcula…

Frutos secos

Son una opción socorrida y un puñado de nueces, avellanas o almendras aportarán una cantidad de energía, proteínas y vitamina E ideales para esta toma. Se pueden acompañar también de algún lácteo o con frutas.

Lácteos sí

La presencia de un vaso de leche es un clásico en las meriendas, por su aporte de proteínas y calcio. Es recomendable que los niños se acostumbren y disfruten del sabor natural de la leche. Junto a la leche, existen numerosas propuestas lácteas como los yogures y el queso. En cuanto al contenido graso de estos productos, se puede decir que, en base a la evidencia, no hay una relación clara entre el consumo de leches descremadas o desnatadas y el menor riesgo de desarrollar exceso de peso en la infancia, por lo que los pediatras recomiendan elegir lácteos enteros.

No olvidarse de la hidratación

Pensar en la hora de la merienda es pensar en alimentos y, a menudo, olvidar la bebida. Sin embargo, es importante tomar líquidos y, en concreto, el agua es la mejor opción.

Equilibrio, moderación y variedad

Conviene ir alternando entre todas estas propuestas evitando, en la medida de lo posible, repetir las meriendas cada día. También será deseable complementar esta toma con lo que los niños hayan comido en el colegio o en casa, con el fin de encontrar un consumo equilibrado de los distintos grupos de alimentos.

promoción para fomentar el consumo de leche y los productos lácteos

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente e INLAC inician la segunda fase de la campaña de promoción para fomentar el consumo de leche y los productos lácteos

promoción para fomentar el consumo de leche y los productos lácteos

Tiene como objetivo dar a conocer la variedad y la importancia de los productos lácteos dentro de una dieta equilibrada

La campaña, cuya primera fase tuvo lugar entre enero y febrero de 2016, es fruto de un convenio de colaboración entre el Departamento e INLAC suscrito en noviembre de 2015

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Interprofesional láctea INLAC, inician la segunda fase de la campaña de promoción “Lácteos de aquí cada día” que tiene como objetivo fomentar el consumo diario de leche y lácteos entre la población. Una iniciativa con la que se da a conocer la variedad de productos y su importancia dentro de una dieta equilibrada, con la que se quiere, además, apoyar la estabilización de los mercados y colaborar con el sector.

La campaña, cuya primera fase tuvo lugar entre enero y febrero de 2016, es fruto de un convenio de colaboración entre el Departamento e INLAC suscrito en noviembre de 2015, por el que el Ministerio aporta los materiales de la campaña y la Interprofesional se encarga de una parte de su difusión.

La inversión total en la campaña es de 1,7 millones de euros, de los que 1 millón corresponde a la aportación del Ministerio y 700.000 euros constituyen la aportación de INLAC.

Esta iniciativa forma parte del plan de medidas emprendidas por el Ministerio para la estabilidad y sostenibilidad del sector del vacuno de leche, según el Acuerdo firmado el 23 de septiembre de 2015 entre el Departamento y la distribución, la industria y la producción lácteas. Con esta iniciativa se profundiza además  en las acciones conjuntas entre la Interprofesional Láctea (INLAC) y el Ministerio en materia de promoción, lo que permite abordar acciones de mayor entidad y repercusión.

Esta segunda fase de la campaña, ejecutada por INLAC, se desarrollará en televisiones de ámbito nacional, radio, tanto en emisoras líderes generalistas como en cadenas musicales, y en medios online hasta finales del mes de septiembre.

Más información en: http://www.alimentacion.es/es/campanas/lacteos/lacteos-de-aqui-cada-dia/default.aspx

Fuente: http://www.magrama.gob.es/es/prensa/noticias/el-ministerio-de-agricultura-alimentaci%C3%B3n-y-medio-ambiente-e-inlac-inician-la-segunda-fase-de-la-campa%C3%B1a-de-promoci%C3%B3n-para-fomentar-el-consumo-d/tcm7-425620-16

propiedades del yogur

Un yogur diario reduce el riesgo de hipertensión en las mujeres

propiedades del yogur

La toma de un yogur diario reduce significativamente el riesgo de desarrollo de hipertensión arterial (HTA). O así sucede, cuando menos, en el caso de las mujeres, tal y como muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (Estados Unidos) y presentado en el marco de las Sesiones Científicas 2016 sobre Epidemiología y Estilos de Vida de la Asociación Americana delCorazón (AHA), celebradas recientemente en Phoenix (Estados Unidos).

En palabras del doctor Justin Buendía, director del estudio, “el nuestro es el estudio más grande realizado hasta el momento para analizar los efectos específicos del yogur sobre la presión sanguínea. Y si bien no existe ningún alimento que pueda considerarse una panacea, tomar yogur como parte de una dieta saludable ayuda a reducir el riesgo a largo plazo de HTA en la población femenina”.

Menor riesgo de HTA

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron el consumo de yogur y los historiales médicos de los participantes incluidos en el Estudio de Salud de las Enfermeras (NHS) y en el Estudio de Salud de las Enfermeras II (NHS II), en su mayoría mujeres de 25 a 55 años de edad, y en el Estudio de Seguimiento de Profesionales Sanitarios, en su mayoría varones con edades comprendidas entre los 40 y los 75 años.

Durante el seguimiento de los estudios –de 18 a 30 años– se registraron 74.609 nuevos casos de HTA. Y de acuerdo con el análisis de los resultados, la toma de cinco o más yogures semanales conlleva, frente al consumo de un único yogur al mes, una disminución del 20% del riesgo de desarrollar la enfermedad.

Es más; en caso de que el yogur se complemente con una dieta saludable desde un punto de vista cardiovascular, la reducción del riesgo es incluso mayor. Concretamente, el riesgo de HTA en las mujeres que consumían cinco o más yogures semanales como parte de una dieta con gran cantidad de frutas, nueces, verduras y otros alimentos bajos en grasas, caso de los cereales, tenían un riesgo hasta un 31% inferior de desarrollar HTA que aquellas que tomaban un único yogur semanal y seguían una dieta muy poco saludable.

Y en este contexto, si bien también se observó un efecto positivo sobre la presión arterial con el consumo de otros lácteos como la leche y el queso, “el beneficio con el yogur fue muy superior al observado con otros lácteos”, apunta el doctor Buendía.

Sin datos suficientes en varones

En definitiva, como destaca el doctor Buendía, “nuestros resultados demuestran que el consumo diario de lácteos, y sobre todo de yogur, reduce el riesgo de desarrollo de HTA, factor de riesgo clave para la presentación de enfermedades cardiovasculares, infarto de miocardio e ictus”.

Un beneficio, sin embargo, no observado en el caso de la población masculina. Y es que como concluyen los autores, “los varones en nuestro estudio consumían mucho menos yogur que las mujeres, lo que quizás podría explicar que los efectos del consumo regular de yogur en la población masculina fueran inferiores”.

Fuente: http://www.somospacientes.com/noticias/avances/las-mujeres-que-toman-yogur-a-diario-tienen-menor-riesgo-de-hipertension/ 

leche contra la obesidad

Leche contra la obesidad

leche contra la obesidadEl calcio que contienen la leche y los productos lácteos dificulta la acumulación de grasas de reserva en el organismo, algo que ayuda a conseguir un peso corporal saludable a individuos de todas las edades y puede ser un importante aliado contra los problemas de sobrepeso y obesidad, según la profesora de investigación del CSIC Manuela Juárez.

En este sentido, concreta la experta, la disminución de calcio dentro de las células puede estimular la lipólisis (proceso de quema grasas) e inhibir la lipogénesis (generación de reservas de grasa), “dificultando así la acumulación de grasas”.

Además, está comprobado que una elevada ingesta de calcio “disminuye las concentraciones de la hormona paratiroidea en el organismo”. Esta hormona es responsable, junto con la vitamina D activa, de la tarea de reducir la entrada de calcio al interior de las células, explica la especialista.

Por otro lado, indica que un alto consumo de proteínas lácteas “reduce la ingesta de alimentos por generar, en el organismo, un aumento de la saciedad”. Las dietas con alto contenido en calcio “han evidenciado una mayor excreción de grasa”, señala esta experta.

Finalmente, la doctora ha resaltado que los niños que consumen un mayor cantidad de calcio presentan un menor índice de masa corporal (IMC), lo que “podría disminuir su riesgo de obesidad en la adolescencia y en la etapa adulta”. “Tres porciones de productos lácteos al día, como parte de una dieta equilibrada, pueden ayudar a conseguir un peso corporal saludable en la infancia y en la adolescencia”, recalca.

alimentos frescos. alimentos ecológicos

Prepárate para el verano con alimentos frescos y ligeros, lácteos y mucha agua

alimentos frescos. alimentos ecológicos

Durante la primavera y más en el verano, las temperaturas son más elevadas, por lo que es muy importante que la dieta incluya gran cantidad de agua. Las personas mayores no pueden descuidar su alimentación, y precisan un aporte energético y de nutrientes adecuado a sus necesidades. Los expertos, como los que han consultado desde Lepant Residencial, dan las claves para una correcta alimentación de las personas mayores en estas estaciones.

En primer lugar, es clave la ingesta de alimentos con menor aporte energético (frutas, verduras y hortalizas), pero más ricos en vitaminas, sales minerales, fibra, y sobre todo en líquidos (agua). De esta manera, se contribuye a mejorar la hidratación, tan esencial en los mayores especialmente durante la etapa estival para compensar la transpiración corporal; y por último, también se favorece de este modo la diuresis.

Alimentos recomendados

En general, al planificar la dieta de los mayores en estas fechas, se recomienda utilizar los alimentos frescos de temporada e ingerir menos calorías. Esto no significa que se tenga que comer menos sino cambiar algunos alimentos. Hay que aumentar los alimentos hidratantes y ricos en agua y fibras, que mejorarán el ritmo intestinal. Los alimentos que contienen más agua son las hortalizas (95%), seguidas de las frutas. El yogur, el pescado blanco y los huevos son una apuesta muy nutritiva que complementan muy bien a los alimentos hidratantes como fuente de proteínas, muy necesarias para la masa muscular y la obtención de vitaminas. Los alimentos que menos agua contienen son los farináceos, las legumbres y el arroz. Sin embargo no se desaconseja dejar de tomarlos ya que son complementos ideales en la dieta que se han de tomar en cantidades más pequeñas.

Alimentos frescos y ligeros, ricos en agua y fibra

Las hortalizas y verduras es recomendable tomarlas diariamente en forma de refrescantes ensaladas de tomate, lechuga, pepino, col, coliflor, brócoli, alcachofa, calabacín, berenjena, pimiento, remolacha, zanahoria, acelga, apio, puerro, cebolla, rábano, nabo, judías verdes, brotes de soja, y escarola.

Por otro lado, las frutas. Es básico alternar frutas propias de la estación primaveral y estival, ricas en agua, como el melón, la sandía, la fresa, el melocotón, el albaricoque, la ciruela, la cereza, la uva, el kiwi, la piña, el higo, la manzana… Pueden tomarse en forma de macedonias de frutas que estimulan el apetito por su atractivo colorido. Y dentro de los cereales, los más recomendables son los integrales de cebada, maíz, o mijo, ya que no aportan grasas.

Alimentos a evitar

Deben evitarse los alimentos muy calóricos, especialmente los ricos en grasas saturadas como las carnes grasas, los embutidos, los quesos curados y la leche entera. Por el contrario, se deben utilizar alimentos ricos en ácidos grasos mono y poli-insaturados como el ácido oleico, presente en el aceite de oliva y los aceites de semillas, los frutos secos oleaginosos y el pescado azul, rico en ácidos grasos omega 3. Las sopas y pucheros con más contundencia que se preparan durante el otoño e invierno se sustituyen por preparaciones ligeras, en forma de caldos, sopas y cremas frías, gazpacho, vichyssoise, ajoblanco malagueño, etcétera. Asimismo, las ensaladas son platos muy recomendados lechugas y verduras de hoja verde, tomate, pepino, zanahoria, cebolla, son las hortalizas más recomendadas, añadir legumbres (lentejas, garbanzos, judías, habas, soja) es una buena apuesta para complementar el plato desde un punto de vista nutricional. La dieta ha de ser controlada en especias, picantes y condimentos. En condiciones normales se debe consumir menos de seis gramos al día de sal, pese a las pérdidas que se producen por el sudor. Por otro lado, en verano aumenta el riesgo de intoxicaciones alimentarias, por lo que la higiene es esencial. Se deben consumir alimentos seguros, bien conservados, envasados o cocinados, utilizar huevo pasteurizado, tener cuidado con las salsas, mahonesas y tomar agua embotellada.

Hidratación

Aunque no se tenga sed es recomendable la ingesta de un mínimo de 8 vasos de agua para mantener el balance hídrico, a temperatura ambiente, nunca fría, ya que los cambios bruscos de temperatura en el organismo pueden sentar mal a las personas de la tercera edad. A veces ocurre que los mayores no están acostumbrados a beber agua, en ese caso pueden sustituirla por infusiones, zumos naturales. No se recomienda consumir alcohol. Solamente aquellas personas en las que no esté contraindicado, podrán tomar una copa de vino en la comida y en la cena, así como una cerveza sin alcohol, hasta un máximo de 20-25 gramos al día.

milk

Enriquecer la dieta con alimentos ricos en calcio y tomar el sol ayuda a afrontar la intolerancia a la lactosa

milk

Enriquecer la dieta con alimentos ricos en calcio como, por ejemplo, espinacas, nueces, sardinas, atún o salmón y tomar el sol de manera regular, pero no abusiva, ayuda a afrontar la intolerancia a la lactosa, una enfermedad de la que no es fácil conocer la incidencia real sobre la población debido a que los síntomas suelen ser confundidos con otras enfermedades digestivas y a que “muchas” personas autogestionan su intolerancia sin acudir al médico.

Esta patología, según ha informado el asesor médico de Laboratorios Cinfa, González Zorzano, surgen cuando el organismo no produce suficiente cantidad de lactosa, la enzima responsable de descomponer la lactosa en otros azúcares más simples y sencillos de absorber por el intestino. Los síntomas suelen ser dolor e hinchazón abdominal, diarrea, flatulencias, retortijones, vómitos o náuseas.

Ahora bien, la intolerancia a la lactosa viene determinada frecuentemente por la genética, y está relacionada con la zona geográfica. Además, durante la infancia el organismo tiene una alta actividad de producción de lactasa, pero tras el destete y a medida que crecemos, disminuyen los niveles de esta enzima. Por ello, según ha informado el experto, algunas personas, en función de su nivel de sensibilidad, comienzan a sufrir dicha sintomatología al ingerir alimentos con lactosa.

Frente a este problema, en ocasiones se recomienda la exclusión de la lactosa de la dieta, pero siempre de acuerdo al grado de intolerancia del paciente. “Los lácteos constituyen una importante fuente de calcio, necesario para la salud los huesos, y también de algunas vitaminas, proteínas y ácidos grasos que facilitan el crecimiento en niños y adolescentes. Por eso, si la intolerancia no es muy fuerte, puede no ser conveniente eliminar del todo los lácteos. Y en caso de tener que hacerlo, para evitar el déficit de esos nutrientes, es imprescindible enriquecer la dieta con otros alimentos ricos en calcio y otros nutrientes”, ha apostillado González Zorzano.

Por todo ello, el experto ha recomendado acudir a un especialista para que realice el diagnóstico y, por tanto, descarte otros problemas digestivos; conocer que hay alimentos que incorporan lactosa como, por ejemplo, salchichas, patés, helados, cereales enriquecidos, sopas instantáneas o comidas preparadas; leer las etiquetas de los envasados; ingerir otras fuentes o complementos de calcio y nutrientes en la alimentación; y beber leche que no contenga lactosa.

Además, ha aconsejado cocinar y “experimentar” recetas libres de lactosa; prestar atención a los medicamentos, ya que el 20 por ciento contienen lactosa como excipiente; y utilizar soluciones nutricionales con lactosa en cápsulas o tabletas masticables, de venta en farmacia, para facilitar la digestión en personas intolerables a la lactosa.

¡Pincha AQUÍ para inscribirte a nuestra Newsletter!